Con esta exhortación de Ulises a sus hombres (Dante, Infierno, Canto XXVI, versos 119-120), deseamos informar a nuestros seguidores de que el sitio Dantepoliglotta – el único web dedicado a las traducciones de la Divina Comedia a cualquier idioma o dialecto – va a lanzar un nuevo proyecto dedicado a los derechos humanos y su protección. La intención es dar voz a quienes han sufrido violaciones de sus derechos más fundamentales por parte de sujetos que obstinadamente se negaron a obrar según “virtud y ciencia”. Se pedirá a las/los huéspedes de nuestro “rincón de los derechos humanos” que lean, en su propio idioma, algunos versos de Dante de algún modo evocadores de su historia personal.  Además, esta será contada y comentada en una página del sitio ahondando en el tema de la violación concreta de los derechos objeto de consideración.

——-

El concepto de “virtud” está muy presente en las obras de Dante. En el Convivio, un ensayo doctrinal en prosa, el poeta discurre sobre varios asuntos filosóficos y afirma que la “nobleza humana” no es el privilegio de una estirpe, sino un regalo individual, una “semilla de felicidad”, que Dios pone en las almas bien dispuestas a recibirlo. Dante añade que los frutos de la nobleza humana son, justamente, “las virtudes morales e intelectuales”, y luego fija su atención en las cuatro virtudes cardinales (prudencia, justicia, fortaleza y templanza) con estas palabras:

Convivio, Libro IV, XXII, 10-11
«En realidad, hay un doble uso de nuestra mente, es decir un uso práctico y un uso especulativo […].  El uso práctico de la mente consiste en nuestro actuar según virtud, es decir honradamente, con prudencia, templanza, fortaleza y justicia; el uso especulativo no consiste en actuar para nosotros, sino en considerar las obras de Dios y de la naturaleza».

——-

Estas consideraciones del Convivio de Dante sobre la “nobleza humana”, las virtudes morales e intelectuales, y luego sobre las cuatro virtudes cardinales (que por otra parte se remontan a Platón), pueden hoy ser leídas como una especie de remota anticipación de la mucho más tardía (y nunca suficiente) sensibilización en la materia de los derechos humanos y su protección. Por eso, vamos a concluir este anuncio del nuevo proyecto “Derechos Humanos” de Dantepoliglotta reproduciendo cuatro famosos bajorrelieves medievales que representan precisamente las virtudes cardinales.[1]


[1] Se trata de bajorrelieves del siglo XIII que aparecen en el sarcófago de mármol del Papa Clemente II (1005-1047), natural de Baja Sajonia y ex obispo de la ciudad alemana de Bamberg  El sarcófago se conserva en la catedral románica de esa ciudad.

——-